Prostitutas inmigrantes prostitutas bangkok

prostitutas inmigrantes prostitutas bangkok

Después de pensarlo un tiempo, acepté la oferta. Y acabé prisionera en centros de masaje en Singapur, Bahrein y Japón. Hoy, retirada, trabaja en un centro de acogida estatal y aconseja a jóvenes como Kim Li, una jovencísima vietnamita que la policía, en una de sus escasas actuaciones anuales, rescató de un burdel en Bangkok. Kim pagó con su cuerpo, durante dos años, que la pasaran a Camboya y de allí a Tailandia, donde pretendía encontrar un buen trabajo. Y yo no entendía el idioma, no tenía papeles, no conocía a nadie'.

Ahora, a la espera de la expulsión, duda sobre su futuro: Si en el pueblo nadie sabe mi pasado tal vez pueda volver a empezar'. Las ONG coinciden en que, a excepción del 'fenómeno jinetero' y de algunos de los locales dirigidos a turistas, la mayoría de los prostíbulos se nutre de mujeres pobres y sin estudios que, en muchos casos, acuden a las grandes ciudades engañadas por falsas promesas laborales o, directamente, secuestradas.

Thanavadee Thajeen, directora de la fundación Amigas de las Mujeres, zanja el tema con decisión: Si no hay clientes, no hay negocio ni violaciones de derechos humanos. Si te parece importante leer noticias como esta es porque crees en el periodismo como herramienta de control de los poderes, en su enfoque social y humano, en su firme compromiso con los derechos de todas, de todos.

Recuerda las normas de la comunidad. Editar mi cuenta Cerrar sesión. Porque la legislación laboral no obliga a las empresas a que se responsabilicen de todo lo que pueda pasar en una obra. En el mejor de los casos, un bengalí vuelve a su tierra con una deuda tras una desgracia. Vélez recuerda cómo, en una ocasión, acompañó al hospital a un trabajador que vomitaba sangre por trabajar en malas condiciones. El doctor quiso quitar hierro al asunto y dijo que sufría una simple gastritis.

Y explica que aquel empleado tuvo que regresar al poco tiempo a su país por ese problema y en las estadísticas figuró que se fue tan sano como llegó. El retorno de la inversión quedó asegurado. Y la legislación lo permite. Igual que ocurre con la prostitución , que es legal mientras quienes ofrezcan sus servicios no vivan de ello.

Eso hace posible que jóvenes mayoritariamente de China y Vietnam, pero también de Tailandia e Indonesia , hagan la calle en Geylang, un barrio totalmente diferente al Singapur que se muestra de cara a la galería. Una deslumbrante y nueva distracción para ellos, sobre todo para quienes vienen de países musulmanes donde el dinero era sólo para comer. La rebaja que las chicas les hacen a los bengalíes es considerable. El mismo estudio afirma que chinos y occidentales pagan 69 y 81 dólares respectivamente.

Sin embargo, en Singapur se cuida la imagen del país con mimo para que los turistas y quienes van de negocios se queden con la imagen idílica y limpia del centro de la ciudad. Así se entiende que en las librerías no sean populares las novelas ni los libros de historia; sus superventas siempre son manuales sobre cómo enriquecerse. En Titania Compañía Editorial, S. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

Incluso respecto al salario de los inmigrantes. La distribución territorial de la riqueza es el principal desafío. En el populoso noreste, el 57 por ciento vive por debajo del umbral de pobreza, cifra que apenas sobrepasa el 0,1 entre quienes nacieron en Bangkok.

A sus 30 años, la principal afición de Suwannapakdee es coleccionar coches de época, que permanecen aparcados en su lujosa mansión. Abajo, unas chicas en un bar de Pattaya buscan clientes. La Razón te recomienda estas cinco historias para estar informado a esta hora. Tiempo de lectura 8 min. Red de Blogs Otro blogs.

prostitutas inmigrantes prostitutas bangkok

En el mejor de los casos, un bengalí vuelve a su tierra con una deuda tras una desgracia. Vélez recuerda cómo, en una ocasión, acompañó al hospital a un trabajador que vomitaba sangre por trabajar en malas condiciones. El doctor quiso quitar hierro al asunto y dijo que sufría una simple gastritis. Y explica que aquel empleado tuvo que regresar al poco tiempo a su país por ese problema y en las estadísticas figuró que se fue tan sano como llegó.

El retorno de la inversión quedó asegurado. Y la legislación lo permite. Igual que ocurre con la prostitución , que es legal mientras quienes ofrezcan sus servicios no vivan de ello.

Eso hace posible que jóvenes mayoritariamente de China y Vietnam, pero también de Tailandia e Indonesia , hagan la calle en Geylang, un barrio totalmente diferente al Singapur que se muestra de cara a la galería. Una deslumbrante y nueva distracción para ellos, sobre todo para quienes vienen de países musulmanes donde el dinero era sólo para comer.

La rebaja que las chicas les hacen a los bengalíes es considerable. El mismo estudio afirma que chinos y occidentales pagan 69 y 81 dólares respectivamente.

Sin embargo, en Singapur se cuida la imagen del país con mimo para que los turistas y quienes van de negocios se queden con la imagen idílica y limpia del centro de la ciudad. Así se entiende que en las librerías no sean populares las novelas ni los libros de historia; sus superventas siempre son manuales sobre cómo enriquecerse.

En Titania Compañía Editorial, S. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación. Incluso respecto al salario de los inmigrantes. Trabajadores de la construcción inmigrantes hacen un ejercicio de seguridad en un parque de Singapur Reuters.

Singapur Contacta al autor. Tags Singapur Tailandia Vietnam Prostitución. Tiempo de lectura 6 min. Trabajadores de la construcción inmigrantes en un parque de Singapur Reuters. Trabajadores inmigrantes procedentes de Bangladesh en Singapur Reuters. El ex primer ministro Lee Kuan Yew, que acaba de morir, fue el artífice del modelo que logró el 'milagro'.

Respondiendo al comentario 1. Recuerda las normas de la comunidad. Por Fecha Mejor Valorados. Se subían en los Maserati , los Ferrari , los Lexus , riéndose constantemente.

Y de allí al Four Seasons , el antiguo Regent , otro hotelazo con un mural gigantesco en el lobby pintado por uno de los grandes artistas del país. La antigua Birmania agoniza en estos hoteles-palacio. El Four Seasons es conocido por su brunch del domingo, donde acude la flor y nata de la sociedad, los ricos de Bangkok.

Es una extravagancia culinaria que sirve de pretexto para ver y dejarse ver. No pude resistirme a probar la sopa Tom Kha Kai , a base de leche de coco, tiras de pollo y especias como el galanga, la hierba limonera y el toronjil.

Una delicia, como todo lo que nos traen después: La comida en Tailandia , ya sea en los puestos de la calle o en los restaurantes de lujo, es siempre exquisita, y no es necesario comer saltamontes fritos o cucarachas rebozadas para disfrutarla. Las familias disfrutan mucho del Sea Food Market , en la calle Sukhumvit , un enorme restaurante donde eliges el pescado, el marisco y las verduras, y pagas en la caja. Otra sorpresa nos espera en el Four Seasons: Unos noventa minutos de gloria, en cuartos de inspiración marroquí perfectamente diseñados para la tranquilidad, donde se escucha el murmullo del agua correr, huele a nardos y a otras flores y los masajistas aplican su magia en nuestros atribulados cuerpos.

Pero lo importante son las manos, el baile de los dedos y la dedicación. Aquí no hay 'final feliz', eso es para los antros de Nana o de Patpong. Para un buen masaje a precio razonable, y para toda la familia, es recomendable la escuela de masaje que se encuentra en el recinto del Wat Pho , el templo del buda reclinado, una atracción turística imprescindible. Un momento de relax en el vía crucis del turista deslumbrado por los templos rutilantes y los suntuosos museos repletos de obras de arte.

Lo mejor de patear las calles de Bangkok es que en cualquier lugar hay casas de masaje. Por dos euros te masajean piernas y pies durante una hora, mientras ves el trasiego de la calle saboreando el agua de un coco helado: Este momento de relax permite continuar caminando, continuar descubriendo rincones y admirando perspectivas que al atardecer recuerdan a la película de Ridley Scott, Blade Runner.

Es como una visión de un posible futuro: No conviene perderse la National Gallery , que expone objetos de arte que van desde el siglo XVII a nuestros días, particularmente animada los fines de semana por el mercadillo local.

Junto al arte va la moda: Pero la mayoría compra falsificaciones en los numerosos puestos nocturnos en las callejuelas. No solo los locales, sino también los turistas, que por un puñado de baths se hacen con camisas de Ralph Lauren o falsos bolsos de Prada. DVD copiados, CDs, ropa, bolsos, guías de viaje.

Solo faltaban mis libros. Las tiendas exponen piezas maravillosas de arte antiguo de Borneo, de Java, del norte de Tailandia, aunque la mayoría llega de estraperlo de Birmania. Los budas milenarios, los tejidos tribales, las esculturas de madera de teca, tankas del Tibet, artefactos chinos, mapas originales de los siglos XVII y XVIII… resulta un auténtico deleite pasearse por estas tiendas. Lo bueno de Tailandia es que es un país que nunca ha sido colonizado —no así Vietnam, Laos o Camboya — y esto le ha permitido mantener su tradición.

Lo que hacen con gran talento es adaptarla a la sociedad moderna. En el contraste entre lo espiritual —los templos, monjes, festividades, la fe de la gente— y lo material , se enciende la chispa que hace de Bangkok una ciudad atractiva, intrigante y vital.

La noche ofrece planes para todos los gustos. Después de un día de mucho caminar, Soto y yo fuimos al Moon Bar , en la azotea del hotel Banyan Tree , a tomarnos una copa y contemplar las espectaculares vistas. Al fondo, se ve el río Chao Phraya , la arteria principal de la ciudad, con su trasiego de barcazas y barcos-autobuses. Nos relataron los pormenores de la vida en este país y, a medida que transcurría la conversación, me tentaba la idea de perder mi vuelo de regreso a España.

Lo hubiera hecho, si no tuviera a mis hijos en Madrid. El argumento de peso me lo confió Josep. Es un dicho habitual entre los residentes occidentales: No lo traduzco, es mejor así.

Azoteas para disfrutar de las vistas: Visita estos curiosos museos: Museum of Counterfeit Goods Rama 3 Rd. Visita un cine moderno en el centro comercial Erawan , que cuenta con todas las marcas de lujo. Planes no, planazos para sorprender a tu pareja cerca de Madrid.

Donde menos te lo esperas aparece el paraíso: Suscríbete a nuestra Newsletter. No te pierdas Sitios donde ir a beber y donde la comida es una excusa. Facebook Twitter Whatsapp Compartir. El magnífico templo del amnecer, wat Arum, alcanza los 80 metros de altura. El spa del hotel Mandarin Oriental Bangkok. Panorama del barrio de Banglamphu.

El nuevo y flamante aeropuerto de Bangkok.

Reader Comments

Write a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *