Mujeres caidas prostitutas legales y clandestinas en el franquismo sexo feminista

En el presente artículo, se analizan los trabajos de postguerra sobre la psicología de la prostitución de tres personajes situados en instituciones claves de la época: Echalecu y Canino Patronato de Protección a la Mujer. Los textos de estos tres autores y sus investigaciones sobre prostitutas españolas les llevan a caracterizarlas como afectas innatas de psicopatía sexual, deficiencia mental y amoralidad.

El marco conceptual de la biopsicología de inspiración alemana se puso al servicio del proyecto social de la biopolítica franquista. The brutal economic depression in which post-Civil War Spain sank pushed many women to resort to prostitution as their only means of subsistence. The pro-Franco authorities had annulled the republican abolitionist decree and sexual commerce was again tolerated.

Nevertheless, the uncontrolled height of prostitution compelled the authorities to react and special jails for "misled" women were created. We analyze the publications of this postwar period related to the psychology of prostitution by three individuals working in key institutions at the time: Echalecu y Canino Patronage for the Protection of Women. The publications by these three authors and their investigations on Spanish prostitutes led them to characterize these women as innate chronic sexual psychopaths, with mental deficiency and amorality.

This diagnosis was used to justify their confinement for reform in special jails for "fallen" women. In this way, the publications by Vallejo, Martinez and Echalecu y Canino were instrumental to justify the establishment of these special jails. The conceptual frame of the biopsychology of German inspiration was used to service the social project of the pro-Franco biopolitics.

La intención era derrocar al Gobierno y anular el régimen republicano, vigente en España desde la abolición de la monarquía en El golpe de estado, caracterizado por su violencia y brutalidad, fracasó en parte del país. Se iniciaba una guerra civil. España se incorporaba internacionalmente en ese momento a la esfera de los países nazi-fascistas.

En el interior, se estableció un régimen totalitario legitimado ideológicamente por el apoyo de la Iglesia Católica, una simbiosis ideológica que se ha descrito como "nacionalcatolicismo" Pérez-Agote, El nuevo Estado se aplicaría inmediatamente a exterminar cualquier rastro de oposición política en el país Preston, Esto provocó que miles de mujeres no tuvieran otro recurso de supervivencia que su propio cuerpo.

La prostitución volvió a ser una actividad reglamentada: Esta vuelta a la prostitución reglada tiene un paralelismo cronológico, probablemente no casual, con lo que ocurrió en la Alemania nazi. Las medidas de control se revelaron insuficientes: La prostitución ya no se limitaba a los prostíbulos, donde las mujeres eran controladas por la Policía, ahora estaba en todas partes. Esta situación era insostenible para las autoridades. Por si fuera poco, la situación hizo sonar las alarmas en los organismos sanitarios, ante la masiva diseminación de enfermedades de transmisión sexual Cordero, ; Polo, Había que poner orden, y se decidió detener y recluir a las prostitutas que se considerara conveniente para mantener el ejercicio de la prostitución dentro de límites aceptables.

Para conseguir este objetivo, las autoridades se dotaron en de un triple dispositivo: Aquí también puede detectarse un paralelismo con lo establecido en Alemania. El decreto que reguló allí la prostitución contemplaba también la Vorbeugungshaft, detención preventiva para las prostitutas incontroladas Roos, El 20 de noviembre de el Boletín Oficial del Estado publicaba dos decretos firmados por Franco: En el segundo pp.

El Patronato, con diversos nombres y funciones, había existido desde hasta , cuando fue disuelto por el gobierno republicano y sus funciones encargadas al Consejo Superior de Protección de Menores. A lo largo de todos estos años, su función esencial había sido la lucha contra la "trata de blancas". En la junta directiva del nuevo Patronato se incluía, entre otros, al obispo de Madrid, a una representante de la sección femenina de Falange, al general jefe de la región militar de Madrid y a diversas autoridades judiciales, policiales y penitenciarias.

El decreto establecía diez facultades atribuidas al Patronato. La realmente operativa era la cuarta: Esto es, a partir de ese momento cualquier menor de edad sospechosa de ejercer la prostitución podía ser internada a propuesta de jueces, policías o incluso simples particulares.

El segundo decreto publicado aquel 20 de noviembre de creaba las Prisiones Especiales para Regeneración y Reforma de Mujeres Extraviadas, posteriormente conocidas como "prisiones para mujeres caídas". Ambos decretos compartían un hilo argumental esencial. Las autoridades no se enfrentaban a un problema social o económico, sino de conducta moral desviada.

El problema no era la prostitución, sino la prostituta. Un grupo de especialistas en Higiene Mental se destacaron por su diligencia en justificar y confirmar la exactitud de este punto de vista. Durante la I guerra mundial, entró en contacto en Berlín con figuras de la psiquiatría alemana como Gruhle, Schwalb y Kraepelin.

Al estallar la guerra civil, era profesor de psiquiatría en la Academia de Sanidad Militar. Vallejo se evadió de la zona republicana y se unió al ejército rebelde. La visión biotipológica de la personalidad, propuesta por Kretschmer en su obra de Körperbau und Charakter: La presencia de estos tipos predispondría al sujeto a su vez a padecer trastornos esquizofrénicos, epilépticos o maniaco-depresivos, respectivamente.

Kretschmer, como otros muchos colegas en la época, creía en la transcendencia criminológica y social de las teorías organicistas. En Hysteria , por ejemplo, comentaba que en ciertos grupos de individuos se constata la ausencia de funciones psíquicas superiores: Sirvan como ejemplo los trabajos de Helene Friderike Stelzner, una de las primeras mujeres psiquiatras en Alemania, doctora por la Universidad de Halle y la primera mujer admitida en el Berlín Charité , , Lo que la biotipología kretschmeriana aportaba era un recurso adicional para el desarrollo de la biopsicología criminal "preventiva", que tan ligada estaría al pensamiento nazi.

Durante los años 30, Vallejo promocionó en España una versión personal de la eugenesia, tratando de reconciliar las doctrinas alemanas de higiene racial Proctor, ; Weindling, con los preceptos de la doctrina moral católica.

Vallejo rechazaba las propuestas de intervención eugenésica negativa, que habían florecido en España desde principios del siglo XX en la obra de autores como Madrazo o Aguado Por el contrario, él propugnaba la eugamia, una política eugenésica implementada mediante una orientación prematrimonial fundamentada en la evaluación biopsicológica.

Vallejo definía la eugamia como: Vallejo admiraba los progresos de los geneticistas alemanes y citaba elogiosamente las obras de Dubitscher, Luxemburger o Stumpfl, incluidas en el manual de Gütt Sin embargo, tenía un especial interés en distanciarse de la eugenesia alemana y dejar clara la ortodoxia católica de su eugamia:. Nuestro concepto de la Eugamia la separa clarísimamente de la Eugenesia, pues considera la faceta psíquica de la personalidad en la elección de cónyuge, para que de los cruzamientos resulten genotipos de las mejores cualidades.

Representa la Eugamia una rama y un perfeccionamiento de la Eugenesia positiva, permitida y aconsejada por la moral católica La Eugenesia selecciona los genotipos desde puntos de vista biológicos, con la sola finalidad de impedir la transmisión de tachas hereditarias. La Eugamia establece reglas para que la selección caracteriológica de los novios no se haga al azar y ciegamente y en tal manera que transmitan a la prole las cualidades caracteriológicas convenientes a la prosperidad social de padres e hijos".

Vallejo, en definitiva, respetaba la doctrina católica sobre la libertad matrimonial, aunque sin renunciar a la intervención del especialista en biopsicología: Una de las investigaciones desarrolladas por el Gabinete de Vallejo nos interesa especialmente aquí, porque se centró en la personalidad de las mujeres presas.

Se titulaba Psiquismo del Fanatismo Marxista. En la introducción se puede leer este texto que nos da idea de su visión de la psicología femenina:. Suele observarse que las mujeres lanzadas a la política no lo hacen arrastradas por sus ideas, sino por sus sentimientos, que alcanzan proporciones inmoderadas o incluso patológicas debido a la irritabilidad propia de la personalidad femenina. Para entender su idea de la prostituta hay que partir de su concepto general de la psicología sexual femenina:.

Esto es, el sexo es casi una penosa obligación para la mujer normal. De ahí la necesidad de una explicación psicopatológica de la prostituta:. Ha podido observarse la escasa intervención que tienen la pobreza, el alcoholismo de los padres, los malos tratos de la madrastra, las seducciones, etc.

Las prostitutas lo son desde que nacen: Hemos de recordar que achacar los males de España a una "conspiración judeo-masónica" fue uno de los recursos argumentales favoritos de Franco Preston, En la guerra civil había terminado, Franco gobernaba y la prostitución seguía creciendo.

Vallejo insiste en su diagnóstico en el artículo Higiene mental en las grandes urbes Demuestran investigaciones cuidadosamente practicadas que la necesidad sexual impulsa a la mujer al acto carnal solamente en el 3 por ciento de los casos. El erotismo femenino se despierta casi siempre por influencias ambientales.

En definitiva, las prisiones especiales para mujeres caídas eran la respuesta científica correcta al problema de la prostitución desde los puntos de vista psicológico y pedagógico. La opinión de Vallejo era trascendental para sentar la doctrina oficial sobre la cuestión. Vallejo se jubiló en y mantuvo esta posición hasta el final. Así, en la edición de de su Tratado de Psiquiatría se reserva para las prostitutas congénitas un apartado dentro del capítulo sobre los psicópatas instintivos sexuales:.

Entre las prostitutas existe elevado porcentaje de oligofrénicas, cuya incontinencia sexual débese directamente a la deficiencia mental, que impide se interpongan las necesarias inhibiciones a las sugestiones ambientales. Vallejo fue el protector e inspirador teórico del grupo, sus colaboradores Martínez y Echalecu fueron los encargados de buscar la evidencia empírica que confirmara sus tesis.

Eduardo Martínez Martínez firmaba Eduardo M. Martínez era miembro del cuerpo médico de prisiones. Martínez se jubiló en , tras habérsele concedido en la medalla de oro al mérito penitenciario. El estudio de la personalidad biopsíquica de la mujer caída implica consideraciones etiológicas de orden endógeno, distintas de aquellas de abolengo externo o ambiental.

Pero la prostituta, antes que prostituta, es mujer. Martínez considera que este tipo de investigaciones hay que desarrollarlo sin perder de vista la psicología femenina de base: De afectividad quebradiza y pueril, habitualmente cobardes, crueles, violentas con los débiles, atormentadoras de los animales, eróticas propensas a la bestialidad Se trata de tres mujeres acusadas de simpatizar con la causa republicana: Martínez les adjudica la condición de prostitutas, aunque una de ellas lo niega explícitamente y la otra no era sino criada de un prostíbulo.

Los test aplicados fueron los de Neymann-Kohlstedt, Yerkes y Binet-Bobertag, junto a pruebas complementarias de percepción, atención, memoria e ideación. Los resultados son bastante semejantes: La detenida, que niega rotundamente dedicarse a la prostitución, es descrita por Martínez de "barragana de la milicianada en la época roja" p.

Martínez publicó ese mismo año un segundo trabajo con el mismo título Martínez, b. En la introducción insiste en la relación entre anormalidad psicológica de la mujer y prostitución. Una de ellas es encuadrada por el autor en el perfil que ya conocemos: Le sentaba bien el mono, el correaje y el rojo pañuelo al cuello; un caso de feminismo libertario sexual y narcisista" p.

Las conclusiones de Martínez sobre estos casos son categóricas: El estudio recogió datos sobre los siguientes aspectos: Conviene recordar aquí que Martínez participaba asiduamente en las tareas de la Escuela de Estudios Penitenciarios. Echalecu fue un psiquiatra de trayectoria profesional muy peculiar. Simple funcionario de prisiones, estudiante de medicina en , la guerra civil cambiaría para siempre su vida. En sumaba a este cargo, entre otros, el de director de los servicios médicos del Patronato de Protección a la Mujer y neuropsiquiatra de la Dirección General de Seguridad DGS , la policía franquista.

Echalecu realizó una investigación sobre la psicología de las prostitutas aprovechando su cargo en el Patronato de Protección a la Mujer. Esta investigación fue publicada dos veces, con dos títulos distintos y ligeras modificaciones de contenido Echalecu y Canino, a, y glosada por el autor en varias de sus obras Echalecu y Canino, b, , Los sujetos fueron prostitutas internadas en los Reformatorios del Patronato de Protección a la Mujer, de 10 a 23 años y con una media de años.

Desde el punto de vista psicológico, destacan los siguientes datos, que transcribimos, inconsistencias aritméticas incluidas. Los datos le sugieren a Echalecu una serie de reflexiones:. Probablemente estas anomalías mentales son causas que influyen de una manera decisiva en la prostitución con los otros factores analizados: En este grupo, y en el resto de las internadas, se acusan de modo notable Echalecu no negaba la influencia adicional de los condicionantes sociales, económicos, educativos, etc.

Lo primero que sugiere es la eliminación física de los considerados inferiores, pero "El eliminar a los inferiores, el extirparlos una moral católica y cristiana, no lo puede admitir" p.

Hay otra alternativa, pero inviable económicamente: Ante tanta limitación termina sugiriendo la eugenesia: En los textos dedicados a sus alumnos de la Escuela General de Policía b, expuso nuevamente su investigación, añadiendo observaciones sobre la trascendencia criminal de la prostitución: Eunucos por el reino de los cielos: Iglesia católica y sexualidad.

La guerra civil y la cultura de la represión en la España de Franco, De la pureza a la maternidad: Madrid, Ministerio de Educación y Cultura, Logroño de octubre Almería, Universidad de Almería, Poética de la sumisión.

Malos tratos y respuestas femeninas en las coplas. Almería, Instituto de Estudios Almerienses, Mujeres para después de una guerra. Informes sobre la moralidad y prostitución en la posguerra española. Barcelona, Flor del Viento, Mujeres en la contemporaneidad: Mujer española, una sombra de destino en lo universal: Murcia, Universidad de Murcia, Propaganda y medios de comunicación en el franquismo. Alicante, Universidad de Alicante, Cancionero general del franquismo.

Herramientas del artículo Información de indexación. Envía por correo este artículo Se requiere entrar. Enviar un comentario Se requiere entrar. Ayuda de la revista. Resumen Durante la posguerra española la copla fue un producto cultural masivamente consumido. Palabras clave Patronato de Protección a la Mujer; control social; moralidad; transgresión; copla. La copla popular española. La madre y la compañera en las coplas flamencas.

Mujer, Falange y franquismo. El miedo en la posguerra. Madrid, Marcial Pons, El nuevo orden económico. Madrid, Editorial Nacional, La copla sabe de leyes. Madrid, Alianza Editorial, Rafael de León, un hombre de coplas. La prostitución en el Medievo. La morena de mi copla.

Penetración y difusión de la eugenesia en España. Universidad de Murcia, Investigaciones psicológicas en marxistas femeninos delincuentes. Cancionero general del franquismo. Mujeres para después de una guerra.

Reader Comments

Write a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *